CEGUERA relato granadino

Y fue allí donde comprendí que los proverbios, a veces, no son más que una leyenda, o un cuento inventado, y que no tienen porqué ser verdaderos… por mucho que se hayan repetido a lo largo de la historia.
Y ya digo que fue allí, junto a ella, donde lo comprendí. ¿Dónde si no?
Llevaba ya más de treinta años sin sentirla junto a mí, tan solo recordándola, imaginándola y soñándola, y por fin ella dejó de jugar al escondite conmigo.
Y allí estaba ella, tan cercana como nunca… Y esa cercanía me hizo desearla y admirarla, pero aún estaba demasiado lejos como para olerla, tocarla y, sobre todo, sentirla.
A través de las elegantemente dibujadas líneas de su piel, tostada por un sol abrasador, podía mezclarse el cielo con la tierra. La luz también jugaba al despiste, ocultando su belleza a través de sombras cargadas de atavíos frescos.
A través de ese manto negro que siempre se interponía entre yo y el mundo pude verla aparecer… poco a poco.
Sus contornos, todas sus curvas, sus cimas nevadas y ondulantes, sus ingles oscuras, y todos esos riscos que la hacían difícil de abarcar, la hacían más hermosa y más misteriosa aún…

TODO EL RELATO EN WORD……….., CEGUERA

Anuncios

Acerca de josamotril

mi blog solo de relatos: https://josaliteraria.wordpress.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s